SHIMAA Verlag GmbH

Prinzregentenstr. 26

D-83022 Rosenheim

Alemania

www.escuelakryon.com

Copyright Sabine Wenig

 

Canalización Pública del 04.05.2016

  

Temas:

Jophiel:

  • El Espíritu Bendito está en ti
  • Una Metáfora

 

Yo soy Jophiel, el Espíritu Bendito. Os saludo a todos y cada uno de vosotros, el Colectivo, con los Sonidos de OMAR TA SATT. Jophiel lleva consigo, con cada Palabra que él te trae a ti a través de Sangitar, una Energía especialmente intensa en este momento presente. Esta Energía se introduce y te hace resplandecer a ti. El Espíritu Bendito está en ti. Reconoce la Luz, y siente el Resplandor.
 
Estos son tiempos especiales. Profunda Unión con los elementos. Profunda Unión con Lady Shyenna. Profunda Unión con la consciencia del Planeta, Solvana. Y vuestro Viaje dio comienzo hace tiempo. Hace mucho tiempo, cuando aún no erais tan conscientes de lo que sois, os encontrabais en una orilla, y frente a un río. Los matorrales os rodeaban. Allí consumisteis vosotros mucho tiempo. Vuestras Almas os dieron impulso para atravesar ese río, y para llegar nadando hasta la otra orilla. Sin embargo, el río era muy ancho, y os supuso mucho valor introduciros en el agua, ya que erais conscientes de que había remolinos. No obstante, hubo Personas que sintieron fuertemente ese valor, y experimentaron muy fuerte el impulso, y todos reunieron Valor, y saltaron al río, y comenzaron a nadar, cada uno con su propio estilo. Había remolinos, pero también hubo ocasiones, mientras se nadaba, en las que vosotros estabais muy tranquilos, en las que sentíais que erais llevados allí donde la levedad se siente. Muchos Seres Humanos encontraron esto, a veces, como una lucha, como un nadar contra corriente. Sin embargo, la corriente de Energía, la Luz del Espíritu Bendito os llevó hacia la otra orilla en la Tercera Época. Ahora, vosotros habéis llegado a la orilla, y en la Tercera Época, por lo que nosotros nombramos el Ciclo de la Energía la Fase Cero, o la Tercera Época. Tal vez tú te sientes por haber atravesado la corriente aún algo agotado y sin fuerza, pero, sin embargo: Lo has logrado. Tú has llegado a la Tercera Época. Has llegado a una orilla que contiene todo lo nuevo, y esa novedad funciona ahora para ti, para que la descubras.
 
Algunas veces esto parece como cuando tú miras al otro lado, y ves los matorrales, y, tal  vez, tienes incluso ciertas veces añoranza, ya que esos matorrales te daban también y durante un tiempo la oportunidad de no ser visto, de poder ocultarte. Ahora, llegado a la Tercera Época, ya no hay matorrales. Tú serás visto. Tú serás visto por el Espíritu Bendito de la Luz en ti. Tú serás visto por los Ángeles. Serás visto por los Seres Humanos que allí te encuentren, y, tal vez, ya te esperaban. Y en esto no tiene nada que ver cuánto tiempo has empleado en atravesar esa corriente, cuánta resistencia, cuántas fuerzas debiste emplear en ello, ya que has llegado, y eso te reúne con todos los Seres Humanos que allí permanecen. Y, aun incluso en el caso de que, tal vez, estés todavía agotado, o de que sientas frío, te darás cuenta pronto de que tan solo el sol te calienta, y que no necesitas nada más que Valor para explorar la nueva orilla. Tú avanzas a lo largo de esta, y, tal vez, aún no puedes ver demasiado, pero tu sentido interior, el Elemento unido, te muestra el Camino. Puedes sentir las Energías místicas. Puedes sentir de qué forma la conciencia de Cristo resplandece. Tú te sientes libre a cada respiración, y sabes que te encuentras en Casa; la Tercera Época ha comenzado para ti.
     
En la Comunidad entre los Seres humanos tú te encuentras conectado mentalmente, y vosotros os abrís a explorar todo aquello que se despliega frente a vosotros, y sentís en el Alma la especial Energía, la Energía de la Manifestación, la Energía de la Creación. Tú sientes la Energía fundamental, la pertenencia, y todo ello hace que reconozcas: El Espíritu Bendito vive en mí. Él vive en mí, y me permite desarrollarme. Él me permite desarrollar: Es hermoso llegar a verlo en toda tu Gloria. Tú ya no necesitas esconderte. Y una facilidad se extiende en ti. Sientes que tú, ahí donde ahora mismo te encuentras, estás finalmente en Paz contigo mismo. El Espíritu Bendito te permite la forma más suprema de Manifestación. Él te permite utilizar el Espíritu Bendito que vive en ti, para crear. No mires hacia atrás a los matorrales. No mires atrás, hacia la oscuridad. No vuelvas la vista a todo el esfuerzo y la fuerza que has empleado para franquear este río, sino que, por el contrario, ven, y reconoce que: Tú estás en la Tercera Época. Se te permite aún descansar, que te regeneres y recuperes fuerza, y, con cada aliento, sientes el sol sobre tu piel, el sol y cómo este se ríe. Esa sonrisa se introduce profundamente en todos los planos de tu Alma, ya que se trata de los Sonidos de los Ángeles, que cantan para ti, para ti, Niño de Dios, Ser Humano de Dios, para ti, Espíritu Bendito, para ti, para ti. Ellos cantan: SHAN’THIE’MAA, nosotros te servimos a ti eternamente.
 
Nosotros estuvimos contigo cuando tú atravesaste el río. Siempre estuvimos a tu lado. En ese momento en que pensaste que te hundías, nosotros fuimos quienes te llevaron. Cuando fuiste arrastrado por un remolino, nosotros fuimos quienes te protegimos para que prosiguieras nadando, para que no lucharas contra corriente para no abandonarte. Y en el Tercer Ojo estamos de una forma aún más intensa para ti, y, así, los Sonidos que vibran: TORA’AN’TARIA, TORA’AN’TARIA, el Sonido de la Bendición, el Sonido Original de Dios. Y tú sientes la Conexión con la Vida, con lo que te rodea, con todo lo nuevo que aguarda para ti. La Paz te acompaña, porque tú sabes que: Tú lo has logrado.
 
Sin embargo, si echas la vista atrás, verás entonces a muchos Seres Humanos que no tienen Valor, aún no, para atravesar el río. Lleno de compasión, sientes la Verdad única, esa que tú puedes hacer, es decir, con tu Rayo del Corazón, y llamando con el Cristal MONA’OHA a los Seres Humanos: Confía, confía, MONA’OHA, sé valiente, da el Salto, y ven hacia la otra orilla, ven hacia la Tercera Época. Y los Seres Humanos te escuchan, y su impulso se vuelve cada vez más fuerte. Y así comienza la Transformación más grande, y el cambio de Consciencia de toda la Humanidad entera.   
 
Cuida y honra la Tercera Época, cuida y honra el Espíritu Bendito en ti. De esa forma, reconocerás que allí donde tú estés ya no habrá ninguna frontera para ti. Déjate conducir por los impulsos de tu Alma. Déjate conducir por tus capacidades. Déjate conducir por el Espíritu de la Bendición. Déjate respaldar por los Seres Luminosos, que cantan para ti: SHAN’THIE’MAA, nosotros te servimos eternamente, eternamente, eternamente.
 
AN‘ANASHA.

 

 

 

De vuelta